martes, 16 de junio de 2020

A TÍ



Gracias, mamá.
Por darme una vida por la que luchar.
Por darme un sueño con el que despertar.
Fuiste mi apoyo en todo momento,
aunque yo no supe darme cuenta.

Gracias, mamá.
Por estar ahí siempre.
Por tus consejos, los que sigo 
cuando ya es demasiado tarde.

Gracias, mamá.
Por enseñarme a cocinar.
Por tu paciencia infinita.
Y por tus ganas de amar.

Eres única.
Eres mi universo.
Mi mundo es el tuyo.
Y solo quiero tu felicidad.

No tendré vida para agradecerte,
todo lo que has hecho por mí.
Y siento, que no lo agradecí
suficiente.

Más siempre será así.
Porque tú siempre estarás ahí para mí.
Y yo para tí.

Besitos de parte de αἠỽἕἱἀ


domingo, 14 de junio de 2020

Querida niña

Desde entonces respiramos fatal. Además de fuerte. Han sido varios compañeros de clase los que se quejaban porque respiraba súper fuerte y no me daba cuenta. Y tú les decías -inocente-: "Es que no puedo hacerlo más flojo".
Querida niña Marimar;

Hoy toca escribir a la niña que fui. Desde mi yo presente, porque hace unos meses tomé una decisión ¡La verdad es que no sé por qué no lo hice antes! Bueno, quizás sí lo sé. 
Soy una persona que aguanta. Hasta que no puedo moverme, no dejo de intentar las cosas. 

Y hace unos meses me hice esta pregunta: "¿Por qué no busco una solución a mi problema?"

Cuando tenía cinco o seis años -no lo recuerdo bien, pero yo era pequeña-, compartía habitación con mi hermana mayor. Dormíamos en una cama litera y yo dormía en la cama de arriba. Por las noches me muevo un montón, así que os podéis imaginar que pasó ¿no? No usaba quita miedos.

El golpe fue grande. Y me rompí la nariz. 

Ocurrió de madrugada y desperté a toda mi familia. Al principio, tu hermana -medio dormida- me hizo un hueco en su cama para que siguiera durmiendo con ella. Cuando mamá entró en la habitación y encendió la luz, vio el desastre: las sábanas empapadas de sangre.

No exagero. Ya sabes que la sangre es muy escandalosa y asusta un montón.

Desperté a la enfermera de guardia ¡A esas horas cómo se me ocurre caerme de la cama!

Mamá me cuenta que grité cuando me colocaron el tabique. No lo recuerdo, solo que tenía a la enfermera encima, marujeando con otra y criticando.
Así  hasta ahora. Con treinta tres años me vino la iluminación a la cabeza: "¿Y si, en vez de ir al médico porque me duele la cabeza o estoy triste, no le explico lo que me pasa con la nariz?" "¿Por qué no lo hice antes?"

Respecto a la segunda pregunta ya lo dije más arriba. Hasta que no estoy muy mal o enferma, mi mente sigue al pie del cañón. Sin embargo, ¿por qué seguir respirando mal, con la boca abierta, si tiene solución?

Fui al especialista y me dijo que la solución era la cirugía. No iba a arreglar mi problema al 100%, pero mejoraría bastante. Así que dije que sí y...

Llegó el Covid-19 a nuestras vidas. Por lo que, con el confinamiento, la operación se pospuso.

Hasta ahora.

El día 15 de junio por la tarde me operan.

Me han hecho la prueba del bichito y he dado negativo. Así que ni estoy asintomática ni lo tengo, cosa que me alegro. Y sobre la operación, pues por el momento estoy tranquila. Como si fuera hacerme un análisis. No pienso en el después. Espero respirar mejor y no ahogarme si cierro la boca al dormir. Tampoco pienso en el dolor que, intuyo, me va a doler después bastante.

Así que, querida niña, al fin voy a hacer algo más por ti. Debería disculparme por no haberlo hecho antes. Pero, simplemente, no lo pensé. Me dediqué a seguir adelante y no pensar en nada más.

No es un cambio transcendental. Pero si algo que debería haber hecho mucho tiempo antes. Nunca es tarde ¿no?

Quería escribirte estas palabras, Marimar, porque quería que supieras que esa parte de tu vida -años después- va a cambiar. Y tenía ganas de compartirlo contigo porque ya es una realidad. Además que tengo curiosidad de cómo será la semana próxima... Con dolor, seguro. Porque los post operatorios no suelen ser muy buenos. Aunque yo tengo esperanzas y me mantengo positiva.

A ver qué tal nos va...

Besitos de parte de αἠỽἕἱἀ








sábado, 6 de junio de 2020

LA DUDA

Ahora que miro hacia atrás me doy cuenta de lo vivido.

De las estupideces que hice y lo que dejé de hacer.

Cuando te preguntan: "Si pudieras volver atrás ¿cambiarías algo?".

Deberías decir que no. Solo deberías. 

Porque si cambias algo, dejas de ser quién eres.

Más siempre hay cosas que cambiar.

Quizás son pequeños detalles.  Cosas insignificantes.

Pero que para ti, son un mundo.

Cosas que corregir. Errores que enmendar.

Está bien cometer errores, equivocarse no es malo.

Sin embargo, ¿qué hubiera pasado si yo no me hubiera acercado?

Si hubiera sido más calmada y hubiera hecho más caso a la mente, en vez de al corazón.

Mi vida ahora sería diferente. 

Y, seguramente, querría volver atrás para volver a cambiar.

Porque nunca se está conforme con nada.

Pero no puedo evitar pensar así.

Sé que si quiero corregir el pasado, debo empezar por el presente.

Para tener un futuro mejor.

¿Que si me arrepiento de lo que hice?

¿Y tú? ¿Te arrepientes tú?


sábado, 30 de mayo de 2020

MI VIAJE


El Mundo Mágico de Syria | •Anime• Amino



Cuando me dijo que teníamos que esperar para marcharnos, sentí una mezcla entre rabia y frustración. Tenía muchas ganas de conocer aquel lugar paradisíaco que renovaba el alma y el espíritu. Había que atravesar un desierto, en el que hacía un inmenso calor, después se cruzaban los frondosos bosques, donde podías encontrar animales de todas las clases que pudieras imaginar. Se decía que allí, en esos bosques, vivían los unicornios, aquellos capaces de dar el don de la magia con sólo rozar al futuro mago. Dicen que cuando ves un unicornio, tu alma se enlaza a su vida y ambos formáis una pareja hasta el fin de su existencia. Dicen que si muere tu unicornio, el mago termina por quitarse la vida. Así les ha sucedido.

Por eso yo, cuando me toca atravesar los bosques de Lavanda siempre lo hago en plena luz del día, ya que los unicornios son más sensibles a la luz y tienes menos posibilidades de encontrarte con ellos. Porque me encariño demasiado con los animales. No sé si podría soportar vivir las 24 horas del día, preocupada. Por eso me procuré un hechizo. Un conjuro que me hizo inmune a los demás, a los sentimientos, sine nomine. Aquel fue el hechizo que borró cualquier signo nervioso de mi cuerpo, que eliminó mi capacidad para sentir.

Nos disponíamos a cruzar los bosques de Lavanda para llegar al pueblo de la pureza y la vitalidad; Ronda. Sin embargo, nuestros planes se torcieron al descubrir que uno de nuestro clan nos había traicionado y se había marchado con todas nuestras pertenencias.

Por lo tanto, el viaje debía ser aplazado.

Por lo tanto, mis esperanzas de curar mi alma, también.

Entonces busqué alguna solución posible para poder realizar aquel viaje que me sanaría, aunque  que yo no sabía lo que el trayecto me depararía…


sábado, 16 de mayo de 2020

FELIZ CUMPLEAÑOS, ALEZEIA

Un día raro. Madrid continúa en fase 0 y es mi día especial. Normalmente valoro este día. Me hace especial ilusión verlo en el calendario del móvil, en el ordenador,... Pero hoy más.

Por lo que estamos viviendo. 

Hoy es un día para sonreír. Sin embargo, no puedo evitar recordarlo. Porque el Covid nos está haciendo polvo. Muchas personas se han ido cuando no deberían. Es una enfermedad muy mala que te deja ko. Fiebre alta, pérdida del gusto y el olfato -aunque parezca una tontería, es importante-, disnea, diarrea,... Y más. Cuando se nos acumulan todos esos síntomas en el cuerpo, se quitan las ganas de seguir. Y sigo viendo a la gente que hace manifestaciones porque en Madrid no pasan de fase. 
No somos conscientes porque no vemos los muertos que se apilan en la morgue y en los lugares establecidos para ello. Porque pensamos que esto no es nada, que uno se siente bien, que es exageración.

27.549 PERSONAS FALLECIDAS.

Y el número seguirá subiendo.

No son diez, ni cuarenta, que ya es. Son 27.000 personas, vidas a las que todavía les quedaba tiempo para disfrutar y cosas por hacer.

27.000 personas que no podrán volver a abrazar a sus familiares.

Ni podrán reír.

Ni llorar.

Ni podrán seguir.

La muerte es parte de la vida. Está claro que todos moriremos algún día. Pero que cada uno muera cuando tenga que hacerlo, de manera natural. Y no contagiado por un virus, porque TÚ no le has protegido.

Por eso me indigna ver lo inconsciente que es la gente y lo irresponsable que es. Como la Presidenta de la Comunidad de Madrid. Quieren reactivar la economía. Entiendo que un país no puede pararse, pero si no hay salud, no hay economía que valga. Y eso es así. Si tú no tienes salud para trabajar, ni vida... Si estás muerto: no puedes reactivar nada. Esa mujer debería pensárselo dos veces antes de hablar barbaridades.

Este virus nos ha enseñado las cosas importantes de la vida.

Por eso este día lo celebro con más emoción que nunca. Un año más de vida para seguir cumpliendo sueños, retos y sumando momentos.

Así que este 2020 va a ser muy especial. Porque me ha regalado una lección de vida que no pienso olvidar. Así que solo me queda dar gracias a todos aquellos que dedican un minuto de sus vidas para desearme un feliz día y felicitarme.

Prometo que lo será.

viernes, 8 de mayo de 2020

¿Y POR QUÉ NO? - MICROCUENTO

Al mirarle a los ojos, no sé qué me pasó que me quedé en blanco. Mis piernas no me obedecían, mis manos, se quedaron a ambos lados de mi cuerpo y mi boca se quedó entreabierta. Eran tan azules como el cielo en su atardecer. Su rostro, serio,  permanecía atento a una conversación con su compañero de equipo. Menos mal, pensé por un momento. Porque así tenía la excusa de no apartar la mirada de su cara, perfecta.
Me hubiera gustado poder darle conversación, pero ¿de qué? Lo ideal hubiera sido acercarme y presentarme. Más sabía que, en cuanto me mirara directamente, olvidaría las palabras. Así que quité mi mirada y me centré en mis cosas.
Tenía que terminar el artículo para enviarlo al periódico, como carta de presentación. Si me salía bien, podría pasar la entrevista y no tendría que preocuparme por llegar a final de mes.


******

No había dejado de mirarme desde que se había sentado en el restaurante. Siempre me pasa, mis ojos llaman la atención y ellas no dejan de mirarme. Es algo que no me gusta y me pone de mal humor, pero ya paso. Aunque estaba metido en una reunión con mis socios del restaurante, no podía evitar estar pendiente de ella.
Se había pedido una coca cola. Nada más. 
Supuse que se había metido allí por probar el sitio, pero era de los que no se podía permitir. 
No pude evitar sonreír un poco. 
Con una seña, llamé a uno de los camareros y le pedí que le sirviera una prueba del menú principal, en tapas. Así, con el estómago lleno, la ayudaría en lo que estaba haciendo en el portátil.
Fingí, atento a la conversación de mi socio, que no la veía. Pero, lo cierto era que, me había llamado la atención. No era de las mujeres con las que yo solía salir a tomar una copa. Era sencilla, normal, del montón. Como yo. 
Anoté, mentalmente, que quería saber más de aquella chica tímida que me miraba con la boca abierta. Disimulada no era, eso era cierto.
Pero me gustaba.

******

¡Ay, mi madre! Me habían puesto unas tapas de comida y tenían una pinta espectacular. Me dijeron que era cortesía del restaurante. De pronto, me sentí apurada. Porque a nadie le habían servido tal cosa. Solo a mí.  Y yo solo había pedido una coca cola, no quería nada más. 

Tenía curiosidad de entrar a ese sitio, pero no tenía mucha hambre. Había sido una estupidez, podría ser. El caso es que agradecí aquel gesto y, enseguida, les pedí la carta. Se me ocurrió escribir en mis redes sociales una reseña, contando mi experiencia en aquel sitio. No tenía tantos seguidores como para influenciar a la gente. Pero era, además de comer allí y gastarme el dinero, lo más que podía hacer.

Me trajeron la carta enseguida. Y volví a mirar a aquel chico que me había robado la razón. Seguía atento a su conversación ¡Qué ojos! ¡Madre mía! ¡Y qué labios! Me mordí el labio inferior sin darme cuenta, me estaba poniendo cardíaca.

Decidí desviar la mirada porque estaba llamando la atención y seguramente podría molestarse.

Me dediqué a probar los platos del primer menú y a hacerle fotos con el móvil a todo lo que podía. Ya que, de repente, anulé la temática del artículo que estaba escribiendo y pensé en mandar aquella reseña. Escribir sobre algo que conoces siempre es mejor.

******

No podía dejar de mirarla. Me tenía enganchado. Había visto su reacción cuando le llegaron las tapas. De sorpresa. Y, después, vi que había pedido la carta. Se lo había pensado mejor y pediría algo de comer. Era lógico. Sus clientes no iban a su restaurante a tomar una coca cola, sino a disfrutar de su comida.

Tenía ganas de terminar la reunión. Me apetecía acercarme a ella y presentarme. Pero tampoco iba a precipitarlo. Así que seguí dando ideas y comentando mi opinión. Fingiendo que estaba al cien por cien metido en la conversación, cuando una parte de mí, estaba centrado en lo que hacía esa chica.

Tenía que conseguir su teléfono. Y tenía que hacerlo ya.

*******



viernes, 1 de mayo de 2020

COMPROMISO

Samuel había alzado la pistola, hacia el cielo, reteniendo las lágrimas. Se encontraba en medio del restaurante. Frente a la mujer que lo había robado el corazón y a la familia de ésta. Acababa de interrumpir su comida de compromiso.

- Te quiero, Mirian, eres lo mejor que me ha pasado y no puedo perderte -tras decir estas palabras, se apuntó en la sien con el arma.

Mirian, vestida con ese vestido rojo que él mismo la regaló tiempo atrás, se levantó de la silla, ahogando un grito. Su prometido, Toni, contemplaba la escena atento.

- No, Samuel, no lo hagas -le suplicó Mirian en apenas un susurro.

- Pues no te cases con él -Samuel señaló con la cabeza a Toni, enfadado.

Mirian se mordió el labio, incapaz de moverse ni de decir nada. Pensando en sus padres, que miraban al chico, extrañados porque no le conocían de nada. Toni tampoco podía apartar la mirada y le encantó escuchar aquellas propuesta. Sin embargo, él ya sabía la respuesta de ella. Pues aquel compromiso era en favor al padre de Mirian. Estaba enfermo y su última voluntad era verla formar su propia familia, para descansar en paz.

- Tú lo vas a hacer y yo... -Samuel volvió a hablar para detenerse durante unos segundos, para después continuar, suspirando- Ya no puedo seguir así-

Samuel cargó el arma y presionó más el cañón sobre su sien. Acariciaba el gatillo, temblando. Porque, en el fondo, tenía miedo. Pero más pánico sentía al pensar en tener una vida sin amor. Sin su amor. Cerró los ojos un instante. Por un lado, no quería, pero no tenía otra opción.

Hasta que sintió que lo agarraban por el brazo, que empuñaba la pistola, y Samuel abrió los ojos. Miró de frente y vio a Mirian, quieta en el mismo sitio, junto a su prometido. Se dio media vuelta y vio a su amiga, María, con el gesto preocupado. Y Samuel se derrumbó en lágrimas, porque con ella no podía disimular.

Él no lo sabía, pero la joven recién llegada se las había ingeniado para que el resto de los presentes no pudiera verla.

- Samuel, no destruyas tu vida -murmuró María.

Mirian intentaba ver por qué Samuel se había girado. Estaba segura que se estaba dirigiendo a otra persona, porque había visto una mano, más no podía ver de quién se trataba. Aquella persona estaba oculta por una columna del restaurante.

Toni sentía la misma inquietud que su prometida, además de tener un mal presentimiento que le oprimía el corazón. De modo que, se movió un poco. Él si necesitaba confirmar lo que sus presagios temían.

Fue cuando la reconoció. Apenas había visto a la chica de perfil y sabía que era María. Apretó los puños con rabia contenida. Pero se contuvo. No podía hacer ninguna estupidez. Samuel no iba a apretar el gatillo, lo conocía demasiado.

Samuel abrazó a María, rozando con la pistola la espalda de la chica. Llorando sin consuelo. Sintió una punzada de dolor al rozar el cuerpo de su amiga. Ambos llevaban meses sufriendo el mismo dolor y se apoyaban mutuamente. Había sido su paño de lágrimas. Aunque María prefería vivir el dolor.

Pero él no.

Samuel empujó a María y quiso apuntar con su pistola al culpable de todo esto: a Toni. Más no contaba que su amiga no iba a permitir que cometiera ninguna locura y le clavó las uñas en el brazo que llevaba el arma. Él ahogó un grito y quiso alejarla. Forcejearon. Toni y Mirian veían el arma todo el rato, pues Samuel tenía la pistola alzada todo el tiempo. Hasta que María tiró de su brazo hacia abajo y, con él, la pistola.

Los malos augurios que Toni sentía, se hicieron realidad. Un disparo sonó en mitad del local y los comensales murmuraban, asustados.

Samuel tenía los ojos abiertos. Estaba muy asustado. El arma se había disparado, pero no lograba recordar quién de los dos había apretado el gatillo. Antes que nada, se había revisado a sí mismo. Tenía salpicaduras de sangre, pero no era suya.

Y miró a María. Ella le devolvía la mirada, seria. Tenía sus manos apoyadas sobre su vientre.

- Vete, por favor -susurró María, muy cerca de él, aguantando las lágrimas.

Samuel acababa de darse cuenta que la sangre de su camisa era de ella. Y no supo reaccionar.

- Vete, ya, te lo pido por favor -volvió a insistir ella.

Samuel se marchó. Con la conciencia intranquila. Con los nervios a flor de piel. Y la indecisión de su futuro en su mirada.

Mientras María, se había girado de cara a la puerta del local. Para que no la vieran. Tenía la intención de irse y pedir ayuda fuera de aquel lugar. Pero sus piernas no respondían. No podía presionar más sobre la herida que tenía en un lado del vientre. Las fuerzas le fallaban. Y la vista se le nublaba. Intentó arrastrar los pies, entonces se desplomó sobre unos fuertes brazos.

Se trataba de Toni, que no había podido aguantar más y había ido a su encuentro. Ahora el de las lágrimas en los ojos era él. Y Mirian, y los demás, pasaron a un tercer plano.

Toni la acunó en sus brazos, meciéndola. Sin poder parar de llorar. Intentaba presionar la herida, pero con los nervios, no acertaba.

- Tú no ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué?

- Es mi amigo y está sufriendo -murmuró María con la voz entrecortada.

- No es justo -sollozó Toni- Aguanta, por favor, no te fuerces-

A TÍ

Gracias, mamá. Por darme una vida por la que luchar. Por darme un sueño con el que despertar. Fuiste mi apoyo en todo momento, aunque yo no ...

Etiquetas

alezeia Literatura narrativa amor relato cuento entretenimiento libros alezeia. microcuento narración ocio poema reflexión reseña autor books mis memorias novela REFLEXION ansiedad literatura. microrrelato pensamientos sueños 16 de mayo Consolarte Libro amazon amor platónico critica crítica cumpleaños deseo fanfic historia literario microrelato opinión pasión sentimientos y de repente tu La chica del tren Megan Maxwell Paula Hawkins cambios confesiones cuento erótico cuento. cuentos de navidad cumpleaños feliz alezeia memorias monólogo reflexión felicidades felicidad alegría 30 29 cumple fiesta desconexión. deseos entretenimiento. ficción historias reales inspiración literaruta juvenil marian keyes marimar marimar moreno memorias micro cuento monólogo octubre opinion relatos romantica romántica vampiros version 2018 2019 32 años 33 años 50 sobras BALTHAZAR CLAUDIA GRAY literatura juvenil vampiros Carta David Safier Narrativa reseña Una familia feliz dracula frankestein el hombre lobo la momia El rescate Harry Potter JK ROWLING Julie Garwood Megan Maxwell Libro Literatura Paula Rebeca Rus novela romántica Londres chick lit The girl of train Y de repente tú amigas amistad amor prohibido amor. animales anne rice autoestima autores barcelona barco barcos batman birthday bram stoker bruce wayne bulling bullying bustamante cancion carameluchis cassandra clare cats cazadores de sombras claudia gray conde confinamiento continuará coppola crepusculo david. dejar dracula dramione drácula ebooks editorial planeta edward cullen ejercicio entrevista erotica erótica escocia escritoras etapas exito exito. familia carameluchi fanfiction fanfit fantasía fantasías film gatos happy birthday highlansd. historias historias ocultas historicam books. huida huída ideas idiotizados. ildefonso falcones imaginación insta jonathan rys meyer jueves juvenil keanu reeves la catedral del mar la despedida la oreja de van gogh laura norton literatura erótica lluvia lo que sale de mi pluma los herederos de la tierra lucha lujuria marru mente mi historia microrrelatos. mis relatos misterio monologo monólogo. narrativa. narrativos navidad navidad 2018 nervios netflix niños no culpes al karma noche de reyes nohewi note9 notito novela chick lit novela erótica novela narrativa call center nueva novela ocio. once de marzo pasado perdida perros pic piratas planeta poemas por 13 razones por los pelos positivo premio planeta primera persona profundo prologo rebeca rus. recuerdos. reflexiones reyes magos roastyourself romántico saga samsung sentimiento septiembre series sherrilyn kenyon smartgirl solo una idiota se enamora sombras stephanie meyer story time superar sushi sushi para principiantes te mentía texto titanic treinta años treintañera twilight vida de una escritora vivencias wayne. y de repente tú éxito