Lo mejor de ir es volver... Albert Espinosa en 1 minuto.

 


Título. Lo mejor de ir es volver.
Autor. Albert Espinosa.
Editorial. Grijalbo (Peguin Random House).
Páginas. 233.
Precio. 17 euros.

¿Merece la pena? Valóralo tú mismo...


Me regalaron esta novela a principios del 2020. Quizás sería un augurio de lo que vendría después, el cual prefiero no mencionar. Me lo dejé apartado entre mis libros pendientes, pero con muchas ganas de acabar el que tenía entre manos. Porque me encanta Albert Espinosa. Cada libro que leo de este hombre me inspira muchísimo y me ayuda en mi vida personal ¡Le admiro tanto! No es peloteo, que conste. No creo que sea malo tener varios ejemplos a seguir para llegar realizarse en la vida.

Empecé a descubrir a las personas amarillas con "Un mundo amarillo". Si no lo has leído, para, busca el ebook, aunque en papel es muy económico y de bolsillo, y léelo. Va a ser un antes y un después en tu vida. A mí me ayudó mucho, además en una época en la que lo necesitaba y no me daba cuenta.

Albert es una persona que te podrías sentar a escucharla (o leyendo sus libros en este caso) y el tiempo pasaría sin que te dieses cuenta. Porque sus libros son lecciones de vida. Enseñanzas que puedes emplear en tu día a día. Albert te enseña a ver la vida de otro modo, a valorarla más.

La historia que narra en esta novela es diferente, pero no tanto para el 2020 (por lo que estamos viviendo). Trata sobre el karma y cuenta con dos tipos de karma. Uno natural, que es el que llega a aquel que ha hecho algo malo, la vida le golpea donde más le duele. Pero a veces, éste no llega, y unos robots muy majos cuando cumples 100 años -algo inusual en esta época, pero factible en la de la novela- te regalan el karma artificial. La persona homenajeada da tres nombres de personas que le han hecho daño en la vida y decide cuál debe morir. Tiene que dar datos, una explicación del motivo porque da el nombre. Y los robots, con apariencia de humano, valoran si son adecuados para tener su propio karma o no.

Porque ya sabemos que las versiones cambian y a lo mejor lo que para ti es un tremendo dolor, para otro no. Cada quien tiene su propia versión de los hechos. Y Espinosa te enseña a no juzgar sin comprender.

Ya aprendí en un curso de psicología emocional que nunca, nunca, debemos juzgar a nadie. Además, no nos gusta que nos juzguen ¿verdad?

Y las leyes del universo son divinas. Cada quien obtiene lo que merece según lo que ha labrado en su vida.

Espinosa para mí es un filósofo de la vida. Además de un luchador nato. Porque su vida no ha sido fácil precisamente.

En un principio, sus historias parecen de ficción. Pero te aseguro que una vez que te metes de lleno en la novela, lo cual no cuesta mucho, no es así. Porque sus libros son una enseñanza de vida. Un aprendizaje constante. Y no cuesta mucho introducirte en ellos porque usa un lenguaje fluido y nada aburrido.

Tengo una costumbre que es marcar las páginas con las frases que me resultan interesantes y que memorizo para recordarlas... Incluso, a veces, con el móvil le hago fotos.

Es una historia bella que te muestra que en esta vida hay que saber perdonar todo lo malo que te pueda pasar. Porque ojito con lo que le sucede a la protagonista que te cuenta la historia. Me quedé bastante sorprendida e intenté ponerme en sus zapatos. Fue muy difícil. Sobre todo porque yo no hubiera podido actuar como ella. Yo, que me dejo llevar por la ira y exploto como una bomba.

Si te encuentras herido con la vida, con el mundo, deja que Espinosa te sane con sus palabras. Incluso, si te encuentras en paz y eres feliz, Espinosa te ayudará a serlo más todavía.

Porque lo mejor de leerle a él, es volver a hacerlo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

INFIERNO

INFIERNO

INFIERNO