Ir al contenido principal

OJALÁ

 

Llegas tarde. Has salido del cine, has acabado de tomar algo y has decidido irte a casa. No has podido coger el taxi, ni el Uber, has perdido el autobús. No te ha quedado más remedio que irte andando a casa. Y cuando llegas al portal, te entretienes a buscar las llaves. Pero no las encuentras. Buscas en tu mochila, te agachas en el suelo, lo sacas todo y por fin, cuando ibas a tirar la toalla, allí están. Respiras, aliviado.

Cuando estás abriendo la puerta, notas una mano en tu hombro. Y un murmullo detrás.

Ahí empieza todo.

Cuando te giras y descubres a un grupo de chicos detrás de ti. Burlándose.

Tienes miedo, pero intentas disimularlo. Porque no quieres parecer vulnerable.

-          ¿Qué haces? ¡Vete de aquí! -gritas evitando mirarle a los ojos directamente. En ese momento te arrepientes de no haber cogido ese taxi, al menos hubieras tenido compañía.

Agarras la mochila con fuerza. No te gustaría que después de todo te robaran tus cosas.

-          Vamos, no te hagas la estrecha -uno de ellos se acerca a ti, intenta acariciarte.

Das un paso hacia atrás, chocándote con el portal. Aprietas los labios, tragas saliva. Porque tienes miedo, te sientes acorralada y tu mente busca una solución.

Pero no la encuentra.

Él se acerca más a ti, quitándote el aire que respiras.

Todo está perdido.

Solo piensas en que acabe rápido. Sea lo que sea.

[…]

Las sirenas de un coche de policía suenan a lo lejos. Y ellos deciden irse.

Te quedas un momento, quieta. Recuperando la respiración. Con las llaves en la mano, agarrotada.

Ya está.

Al final no ha pasado nada. Ha estado a punto. Y tú estabas sola. Te das la vuelta y abres el portal, metiéndote dentro y asegurándote de cerrar la puerta enseguida. Piensas que no volverás a regresar tan tarde a casa. Decides que tomarás medidas.

Sin embargo ¿por qué? ¿por qué tienes que tomar precauciones? ¿por qué existe en el mundo personas que solo quieren verlo arder? Acaso ¿les da igual todo? ¿No tienen conciencia? Y esos padres ¿cómo los han educado de esa manera?

No tienes respuesta para esas preguntas. Pues educar a un hijo es muy difícil y no vienen con instrucciones.

Ojalá.

Ya, en la comodidad de tu cama, cubierta entre las sábanas, das gracias al cielo por protegerte un día más. Le pides perdón, por las molestias ocasionadas, porque mañana tienes que volver a salir y, aunque no quieras, probablemente llegues tarde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y POR QUÉ NO? - MICROCUENTO

Al mirarle a los ojos, no sé qué me pasó que me quedé en blanco. Mis piernas no me obedecían, mis manos, se quedaron a ambos lados de mi cuerpo y mi boca se quedó entreabierta. Eran tan azules como el cielo en su atardecer. Su rostro, serio,  permanecía atento a una conversación con su compañero de equipo. Menos mal, pensé por un momento. Porque así tenía la excusa de no apartar la mirada de su cara, perfecta. Me hubiera gustado poder darle conversación, pero ¿de qué? Lo ideal hubiera sido acercarme y presentarme. Más sabía que, en cuanto me mirara directamente, olvidaría las palabras. Así que quité mi mirada y me centré en mis cosas. Tenía que terminar el artículo para enviarlo al periódico, como carta de presentación. Si me salía bien, podría pasar la entrevista y no tendría que preocuparme por llegar a final de mes. ****** No había dejado de mirarme desde que se había sentado en el restaurante. Siempre me pasa, mis ojos llaman la atención y ellas no dejan de mirarme. Es al

50 SOMBRAS...

... DE WAYNE. Bruce la miró a los ojos y no supo cómo reaccionar, aunque era la primera vez que se veían, la recordaba de algún otro lugar. Ella mantenía su mirada gris en los ojos de el, procurando mostrar cualquier emoción. Se tomaba muy en serio su trabajo y aquella cita le había costado muchísimo conseguirla. Pues había tenido que valerse de unas armas que pensaba que no tenía, para colarse en su maldita fiesta benéfica. Era una chica muy tímida y bastante insegura en lo que a su aspecto se refería. Tenía bastantes demonios en su cabeza que no la dejaban avanzar de forma positiva. Y se centraba en el trabajo. A la vista se apreciaba que era bastante guapo y muy seductor. Estaba completamente segura que se las llevaba de calle. Más ella, como toda una profesional, no caería en esos ojos que la miraban con bastante intensidad. - Hola, soy Lisa Walker -pudo decir ella, presentándose, dándole la mano, con educación- Soy periodista del Gotham Yorker  y me gustaría hacerle

COMPROMISO

Samuel había alzado la pistola, hacia el cielo, reteniendo las lágrimas. Se encontraba en medio del restaurante. Frente a la mujer que lo había robado el corazón y a la familia de ésta. Acababa de interrumpir su comida de compromiso. - Te quiero, Mirian, eres lo mejor que me ha pasado y no puedo perderte -tras decir estas palabras, se apuntó en la sien con el arma. Mirian, vestida con ese vestido rojo que él mismo la regaló tiempo atrás, se levantó de la silla, ahogando un grito. Su prometido, Toni, contemplaba la escena atento. - No, Samuel, no lo hagas -le suplicó Mirian en apenas un susurro. - Pues no te cases con él -Samuel señaló con la cabeza a Toni, enfadado. Mirian se mordió el labio, incapaz de moverse ni de decir nada. Pensando en sus padres, que miraban al chico, extrañados porque no le conocían de nada. Toni tampoco podía apartar la mirada y le encantó escuchar aquellas propuesta. Sin embargo, él ya sabía la respuesta de ella. Pues aquel compromiso era en favor al