Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Cuando menos te lo esperas

Laura caminaba sumida en sus pensamientos, dirigiéndose al cementerio. Se trataba de la soleada mañana de un domingo, el cielo se encontraba completamente despejado, a pesar que aquella mañana despertaba llena de tristeza. Ya que esa misma mañana su gran amiga sería enterrada tras pasar unos días en los que no habían dejado tranquilo su cuerpo; ahora podría descansar en paz... Pero Laura no podría hacerlo. 

Sentía nostalgia porque ya no volvería a verla más, porque ella confiaba en que su amiga se recuperaría, sin embargo no fue así. Todavía era incapaz de olvidar el momento en el que se la encontró: tirada en el sofá, el brazo le colgaba en el vacío, rozando con la yema de los dedos el frío suelo. Su piel morena, presentaba un claro aspecto de palidez. Sus ojos seguían abiertos, ya sin vida, sin poder expresar nada a través de ellos. Su iris se había congelado y ya no podían reflejar ninguna emoción contenida.


Una lágrima rodó por su sonrosada mejilla, silenciosa, cayendo hacia su mano…

OTRA LECCIÓN MÁS...

Imagen
¿POR QUÉ ADOPTO EL ESTILO DEL ÚLTIMO ESCRITOR QUE ESTOY LEYENDO?


Dices que eres muy influenciable, que sólo eres capaz de escribir copias pobres de libros buenos porque tu cabeza está llena de voces ajenas. No has encontrado una voz personal.

Ser influenciable es una actitud natural del escritor. Todo texto es la confluencia de otros muchos. No se escribe a partir de la nada. Ten PACIENCIA. Lo que pasa es que cada texto que te influye y te lleva a su territorio no produce tu escritura definitiva, sino ensayos. Ensaya hasta que te descubras en una frase. ¿Cómo lo haces? Combina este escritor que acabas de leer con algo del anterior, y así,  contamina hasta saber qué ritmo producen tus preferencias, si es el que corresponde a tu estilo o si debes ajustar el uso. Y recuerda que procede de la coincidencia entre tu voz y la de tu narrador de turno.

Más que de tu modo de escribir, ocúpate de tu modo de mirar.

¿CÓMO COMBATIR EL CLICHÉ?

Te parece que las palabras se alejan cada vez más de lo que q…