Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

DRÁCULA

Hace un par de días que no escribo, pero hay un culpable, si, y ese no es otro que Bram Stoker.

Empezaré desde el principio. Resulta que me estaba leyendo "Brisingr", el tercer libro del Legado de Eragon, más o menos voy por la mitad del libro. Llegó una parte en el libro, en que la temática era algo aburrida. Entonces otro llamó mi atención: Bram Stoker.

Está escrito en primera persona. Son fragmentos de diversos diarios de diferentes personajes de la historia. También hay cartas o recortes de periódicos. Esta historia me atrapó tanto que no pude parar. Cada minuto que pasaba necesitaba estar pegada a ese libro, con ganas de saber mas.

Cada personaje me hechiza, mi favorito: Jonathan Harker ¡mmmmm!

Llevo una semana casi con el libro pegado a mí. Hasta hace nada.

Porque era tal la intriga de ver cómo era la película, la que dirigió Francis Ford Coppola.

Sobre la película, es buena, buen sonido, buenos actores, buen guión... Pero me gusta mucho más el libro. Muestran a Drác…

"FLECHAZO"

- Señor, perdóname... Porque me he enamorado - Rezaba una joven de cabellos oscuros, piel extremadamente pálida y bastante delgada, al pie del altar.

*****************************
Era de noche. Ni una sola estrella iluminaba el cielo, salvo la luna llena que podía verse a intervalos entre las nubes. Las calles estaban casi desiertas. Algunos coches circulaban muy deprisa. Las prostitutas paseaban por los callejones, en busca de hombres deseosos de sexo.


*****************************
El vampiro caminaba solitario por aquellas calles, con la cabeza gacha y las manos en los bolsillos.
Tenía sed. Necesitaba beber. Caminaba sin rumbo alguno. Sin embargo, pronto percibió un aroma dulce. Un aroma que lo embriagaba hasta más allá de los sentidos. Siguió aquel aroma. Busco al dueño de aquel olor tan delicioso...Y llegó hasta la iglesia...

... Una vez en la puerta de la iglesia, el vampiro se detuvo, contemplando fijamente la grandiosa puerta de arriba a abajo. Aspiró profundamente aquel aroma que se…