Ir al contenido principal

Sentimientos

  Me he quedado triste. No puedo creerlo. Por eso necesito escribir y traigo esto. Seth. Ni siquiera le conocí en persona, pero me había robado el corazón. Era una raza de can corso. Se llamaba Seth. Sí, se llamaba, porque hoy, 16 de octubre, se ha muerto este perrete que tenía robado el corazón a millones de seguidores. Un perro tik toker . Con una cara preciosa, llena de bondad. Sé que tengo que aceptar que todos vamos a morir. Vivimos la vida, nacemos, pero tenemos una fecha final. No la sabemos cuándo será. Eso es lo peor. Cuando no te lo esperas. Como le pasó a Lunerito. Mi gato favorito en el mundo. Murió de repente, aunque ya se iba muriendo poco a poco. Y yo no me lo creía. Veía que hacía cosas raras. Pero no le llevé al veterinario. No tenía dinero y cuando lo tenía, no quería gastarlo. Es algo que nunca me perdonaré. No haber hecho hasta lo último por él. Como por Yaky, mi primer perro. No luché por él. No sé perder. No quiero perder a los míos. Porque me quedo so

Sentimientos

 

Me he quedado triste. No puedo creerlo. Por eso necesito escribir y traigo esto.

Seth. Ni siquiera le conocí en persona, pero me había robado el corazón. Era una raza de can corso. Se llamaba Seth. Sí, se llamaba, porque hoy, 16 de octubre, se ha muerto este perrete que tenía robado el corazón a millones de seguidores. Un perro tik toker. Con una cara preciosa, llena de bondad.

Sé que tengo que aceptar que todos vamos a morir. Vivimos la vida, nacemos, pero tenemos una fecha final. No la sabemos cuándo será.

Eso es lo peor. Cuando no te lo esperas.

Como le pasó a Lunerito. Mi gato favorito en el mundo. Murió de repente, aunque ya se iba muriendo poco a poco. Y yo no me lo creía. Veía que hacía cosas raras. Pero no le llevé al veterinario.

No tenía dinero y cuando lo tenía, no quería gastarlo.

Es algo que nunca me perdonaré. No haber hecho hasta lo último por él. Como por Yaky, mi primer perro. No luché por él.

No sé perder. No quiero perder a los míos. Porque me quedo sola en este mundo y solo los tengo a ellos. Y es egoísta. Porque si analizas ese sentimiento es más por mí, que por ellos. Ellos se van, descansan en paz y comienzan un viaje. Y yo, me quedo. Mi cabeza se llena de pensamientos de nostalgia y recuerdos.

No más abrazos.

No más caricias.

No más paseos.

No más dormir a su lado.

Y arrepentimientos. Porque siempre se puede hacer más por ellos. Pero, a veces, no hacemos lo suficiente. Llegamos cansados de trabajar, no nos apetece un carajo sacarle a la calle, o llenarles el cuenco con pienso o agua. Lo hacemos, claro, pero desganados. Sin asumir que ese tiempo tiene fecha de caducidad. Cuando se acaba, no hay más, ya tienes el tiempo para dedicarlo a ti.

Me he metido en Instagram y se me ha roto el corazón. Ese perrito se ha ido al cielo y nos ha dejado un vacío. Sobre todo, a su familia. Los míos, están bien, jugando entre ellos, cuando se cansan, se tiran al suelo a dormir. Hasta que les dé de cenar. Los miro y lo pienso: “Algún día dejaréis de estar”.

Precisamente, llevo días que cuando los saco a pasear voy más nerviosa y les regaño más a menudo, porque me tiran para ir a oler. Me siento mal, porque no me gusta. Al final ni ellos, ni yo, disfrutamos del paseo y se acaba acortando.

A lo mejor por eso me he metido en Instagram.

Para verlo y darme cuenta de que un día llegaré del trabajo o mi madre me llamará dándome una noticia que no quiero escuchar.

He leído algo sobre la muerte, anécdotas del Más Allá, y creo en ello firmemente. Sí, pienso que hay algo ahí detrás que nos impide ver. Creo en Dios, también. Aunque el otro día no le supe defender cuando debatí con un compañero la biblia. A pesar de que los argumentos de él dejaban mucho que desear. Pero me bloqueé.

Creo que un día nos encontraremos, en el juicio final. Además, los buenos se van antes que las personas que han cometido crímenes peores y eso sé que significa algo, pero aun no he dado con la clave. En cuanto dé con ella, prometo compartirlo.

El otro día me enteré de que se había muerto uno, al día siguiente cayeron dos más, y hoy, la pérdida que más me duele. Porque amo a los animales. Ellos te regalan su amor, sin esperar nada a cambio. Solo estar contigo. No te traicionan.

Y eso no lo valoramos.

Solo cuando es demasiado tarde. 

Porque ellos no son mascotas, son algo más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

50 SOMBRAS...

... DE WAYNE. Bruce la miró a los ojos y no supo cómo reaccionar, aunque era la primera vez que se veían, la recordaba de algún otro lugar. Ella mantenía su mirada gris en los ojos de el, procurando mostrar cualquier emoción. Se tomaba muy en serio su trabajo y aquella cita le había costado muchísimo conseguirla. Pues había tenido que valerse de unas armas que pensaba que no tenía, para colarse en su maldita fiesta benéfica. Era una chica muy tímida y bastante insegura en lo que a su aspecto se refería. Tenía bastantes demonios en su cabeza que no la dejaban avanzar de forma positiva. Y se centraba en el trabajo. A la vista se apreciaba que era bastante guapo y muy seductor. Estaba completamente segura que se las llevaba de calle. Más ella, como toda una profesional, no caería en esos ojos que la miraban con bastante intensidad. - Hola, soy Lisa Walker -pudo decir ella, presentándose, dándole la mano, con educación- Soy periodista del Gotham Yorker  y me gustaría hacerle

Fanfic - La Otra Cara -Smallville-

NOTA: Los personajes que salen en este fanfic son creación de DC Comics. Excepto uno de ellos, el de Ángela, que es de invención mía.   El Café Talón estaba lleno a última hora de la tarde. Lana Lang, la encargada del local, no paraba, de un lado a otro, iba poniendo cafés, mientras su amigo Clark Kent le contaba las anécdotas del día. Hasta que Lex Luthor entró por la puerta. Entonces Clark se dirigió a él, para hablar ambos. -           -  ¿Cómo ha ido el día? -preguntó el recién llegado, pidiendo un café con un gesto de la mano. -           -  Agobiado con los exámenes. -           -  ¿Sabes? Eso es algo que no echo de menos -rio Lex, apoyado sobre la barra del café, acariciándose la nuca. No pudieron seguir hablando. Las luces de la cafetería se apagaron, para dejar encendido un rincón que había junto a la barra. La gente murmuraba, en parte molesta porque muchos acudían al café a trabajar, otros porque tenían una animada conversación. Lex buscó a Lana con la mirada, pe

OJALÁ

  Llegas tarde. Has salido del cine, has acabado de tomar algo y has decidido irte a casa. No has podido coger el taxi, ni el Uber, has perdido el autobús. No te ha quedado más remedio que irte andando a casa. Y cuando llegas al portal, te entretienes a buscar las llaves. Pero no las encuentras. Buscas en tu mochila, te agachas en el suelo, lo sacas todo y por fin, cuando ibas a tirar la toalla, allí están. Respiras, aliviado. Cuando estás abriendo la puerta, notas una mano en tu hombro. Y un murmullo detrás. Ahí empieza todo. Cuando te giras y descubres a un grupo de chicos detrás de ti. Burlándose. Tienes miedo, pero intentas disimularlo. Porque no quieres parecer vulnerable. -           ¿Qué haces? ¡Vete de aquí! -gritas evitando mirarle a los ojos directamente. En ese momento te arrepientes de no haber cogido ese taxi, al menos hubieras tenido compañía. Agarras la mochila con fuerza. No te gustaría que después de todo te robaran tus cosas. -           Vamos, no te h