CAMINANDO



Ella se confabulaba en mi contra, perturbándome con pensamientos negativos y tristes.


En aquel momento, no sabía qué la mejor opción era plantarle cara. Tenía un duelo pendiente, arrastrándolo a mi espalda y otro que estaba por comenzar. Buscaba apoyo, cariño... Y no lo recibía.

Siempre creí que si tu das, el universo te da ¿No? En aquel momento, no fue así.

Y me desesperé.

Ese alguien siguió guiándome por el camino de la soberbia, la envidia, la sumisión... Hasta que desperté de aquel letargo en el que me veía sumida. 

Abrí los ojos y miré a mi alrededor, mis sueños aparecían tirados por el suelo, mis pasiones ocultas debajo de la cama, era una pena, ver lo que yo solía ser, en aquel lamentable estado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI ROAST YOURSELF

LA DESPEDIDA

VENGANZA