Cuando menos te lo esperas

Aquí estoy de nuevo, tras un fin de semana de lo más aburrido y nada anecdótico. En fin, ha sido bastante pésimo, sin contar al viernes que salí con antiguos amigos y lo pasé muy bien. No sé por qué me siento tan estúpida, como si lo que hiciera lo estuviera haciendo mal, como si mis opiniones no valieran nada. Serán las hormonas... Hoy decido publicar un relato, espero que os guste.

*************************

Miguel tomaba otro trago de su copa, whisky con coca cola, mientras contemplaba la pista de baile.

Hacía tan sólo unos días que él había estado allí, ocupando ese hueco, bailando con... Su prometida. Pero un infortunio se había llevado su mayor ilusión, un accidente de coche y la inconsciencia de no llevar el cinturón de seguridad había provocado que la joven saltará por la luna delantera.

El joven alzó la vista de su copa. Su iris permaneció fijo en el interior de la barra del bar. Contemplando las botellas de alcohol colocadas según el tipo, más fuerte o no. Los vasos se apilaban en el fregadero, desordenados. El mini lavavajillas se encontraba medio abierto... Miguel giró sobre sus pies y se colocó de espaldas a la barra, aún con la copa en la mano. Ahora sus ojos contemplaban la oscura puerta de la discoteca. La música se introducía en sus oídos sin que pudiera pensar en nada más. Música pop-rock. La música que precisamente detestaba, pues no le veía sentido...

Fue entonces, cuando se encontraba tan distraído, que no le dio tiempo a reaccionar. Cuando las luces se apagaron, dejando el local en la más absoluta oscuridad. La música también ceso, sólo se escuchaban los murmullos de la gente, asustada... Una mano lo agarró por el cuello y tiró de él...

Comentarios

Adol ha dicho que…
¡OH! Maemia que finalazo me gusta. Soy Adol y ya estoy de vuelta preparado para redescubrir tu blog. Por cierto no se si sabes que he publicado el segundo capítulo de Muerte Incierta.

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!