CUENTO DE PIRATAS



El barco surcaba el mar con precisión, el Capitán se anticipaba a los movimientos que el viento profería, sin fijarse en nada más. 

Aquel fue su error. 


Viró el rumbo, sin comprobar el camino y las consecuencias las tenía de frente. Pues otro navío, con una bandera negra, con una calavera –que ondeaba arriba en el mástil- se acercaba a ellos.

Piratas.

Ya no podían escapar, estaban demasiado cerca. 

Sus marineros parecían demasiado nerviosos, moviéndose de un lado hacia otro, sin saber qué hacer. Más el Capitán supo ocultar sus propios nervios y no dejaba de mirar a través de su catalejo. 

Fue entonces cuando vio esa mirada azul, observándole directamente  a los ojos, sin necesidad de prismáticos. 

Era penetrante y le causaba cierto temor. 

El Capitán no sabía a qué atenerse, el viento se levantaba a medida que ambos barcos se iban acercando. Un remolino se hacía cada vez más grande en el centro de los dos. 

Y cada barco, situado en el extremo, se inclinaba hasta casi rozar los mástiles. 

Los marineros trataban de enderezarlo, más era una tarea imposible. Sólo el Capitán sabía que aquella tormenta era consecuencia del dirigente al que seguían aquellos bárbaros.
-         
            -  Es inútil, lo sabes –susurró una voz oscura en su cabeza- Caerás en mis redes-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...

RESEÑA - MUJERCITAS – AQUELLAS MUJERCITAS POR LOUISE MAY ALCOTT