¡Hola 2017!



Empieza el nuevo año y deciros que me encantan estos días, porque en la televisión echan películas y clásicos para estar en familia. En mi caso, con mi madre, es un momento muy nuestro que me encanta, eso sí con una tableta de chocolate mmm...

Este año que comienza tengo que confesar que tengo muchas ganas de comérmelo, tengo energías renovadas para empezar de nuevo. El 2016 fue un año de aprendizaje y búsqueda del camino hacia mi felicidad.

También se han cumplido dos años. Dos años de su ausencia, aunque vive en mi corazón y le veo en los ojos de mi madre, cuidarla como él lo habría hecho me llena de paz, me hace mirar al cielo y sonreir, porque él estaría orgulloso. Era su deseo, así me lo dio a entender y yo se lo prometí.

Si se quiere, se puede. Todo tiene solución y, la mayoría de las veces, no sirve de nada preocuparse. Simplemente hay que coger el toro por los cuernos y encarar los problemas que puedan venir.

Sólo sé, que no sé nada. Una frase que me tatuaría porque es mi lema. Y es que ¿nunca habéis tenido la sensación que no tenéis ni idea, más os ponéis y comprobáis que sabéis más de lo que creéis?

Este año tengo ganas de algo y es que me he propuesto cumplir una serie de propósitos que quiero probar. Son cosas que nunca haría, porque no está en mi cabeza y no me llaman la atención. He elaborado una lista, que de momento es pequeña y ya iré avanzando cuando lo vaya cumpliendo.

Aunque empiezo el año convaleciente, porque estoy malita y tengo que tener mucho reposo y seguir un tratamiento. Sé que me voy a recuperar, pero esto que tengo es tener paciencia y cuidarme mucho. Soy una persona que no para quieta, que tanto mente como cuerpo están en continuo trabajo, de modo que os imaginaréis.

Por lo que estoy aprovechando -y quiero aprovechar el descanso- para leer mucho. Ver si puedo conseguir leerme todos y cada uno de los libros que tengo en mi pequeña biblioteca. Lo sé, casi quinientos libros en tres estanterias, dos más pequeñas, y un mueble enorme de salón, no se puede considerar biblioteca, pero a mí me gusta llamarlo así.

Sin contar que quiero avanzar mis conocimientos en cuanto a la costura y seguir haciéndome cosas propias. No sabéis cómo me relaja, os lo recomiendo si os atrevéis...

Tengo planeado realizar un viaje, para inspirarme y poder acabar algo que tengo entre manos. No voy a contar de qué se trata porque estoy aprendiendo a saber controlar mis emociones y guardar secretos.

Si me sale bien, contaré en el canal de Alezeia en youtube mis peripecias en un vlog...

Sin más, un beso y buenas noches.

ALEZEIA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!