Palabras de consuelo


Hoy traigo una entrada especial. No la escribí más que para mí,  pero he decidido compartirlo. Este relato lo escribí el día que mi padre se marchó de casa para siempre. Estaba triste y mi único consuelo era escribir. Quizás muchos creáis que es innecesario este texto, a mí me gustó, pido respeto. A los que les guste, gracias.  Sin más os dejo con mi diario...

                                                                    - EL FINAL -

"Son las 5:44 de la mañana y mama ha tenido que llamar al 112. A papa le duele la zona abdominal mucho, ademas de estar sudando y estar frío. Estreñimiento no puede ser. Gases menos. Es el cáncer,  no queda de otra.

Espero que no haya que ir al hospital.

También puede ser infección.  Son muy fastidiosas.

Por favor diosito, que le mande algo pero que podamos hacer lo que teniamos planteado...

Son las 17:46 estamos en el hospital. Para no variar habrá cogido papa infección en la sonda, y hago las cosas mal siempre. Le traje a mamá un bocadillo de calamares pero como no se los corté se los comió muy mal. Se ha quejado de la coca cola porque la eché en una botella pequeña... Papá esta de mal humor también porque ha tomado mucha morfina, entre otras cosas.
En fin, sé que no valgo nada para mamá,  seguro que estuviera aquí Rebeca esta mucho más contenta. Pero como estoy yo. Ni siquiera sé por qué estoy aquí.

Pues claro que mamá me quiere, sólo que esta triste.  Porque papá ya se nos va, le están sedando poco a poco para que muera tranquilo y sin dolor.

Ha venido la tia Mili con el tio José a verle. Se ha echado a llorar.

Lucía ya está a punto de llegar. Irá primero a casa... Ains madre cuando lo sepa. Menos mal que vino. Diosito, cuídamela mucho por favor. Que no la echen del trabajo, por favor, que entiendan su situación.  También te pido que me ayudes a ser fuerte por mamá. Ahora nos quedamos solas, porque él ya no vuelve a casa...

Es duro. Muy duro.  Pero es mejor así. Mi papi, al que no le demostré tanto cariño como debiera porque estaba enmadrada... Aunque sé que estos días he aprovechado con él. Hemos visto la copa de europa juntos. El mundial más o menos... Hemos hablado... Y le hice masajes. Eso me queda, se que me quiere y que él sabe que cuidaré de mamá siempre. Y que sacaré la casa adelante.

Es triste. Pero es la realidad. Cuando suceda ya no sufrirá más.  El intestino está dejando de funcionar. Menos mal que Yaky sigue con nosotros, y mi Lunero... Ellos nos harán reir.

Hace un año se me fue el coche y ahora mi padre... Dos pérdidas en tan sólo 365 días.  Dos pérdidas que me van a costar superar. Pero es ley de vida y la muerte nos espera al final del camino.

Casi dos meses va a hacer que ya no está.  Poco a poco voy venciendo a esa incredulidad de pensar que no ha pasado. Al principio se me hacia raro, ver la casa vacía sin él.

Los primeros días de su muerte soñé con él, mamá sintió que la tocaba y yo hace poco también. Seguramente es él,  que está velando por nosotras. Ahora me queda levantar esta casa, como lo ha hecho él desde siempre.

Ahora estoy tomando antidepresivos, aunque el domingo no lo hice y lo noté. Es un vacío muy grande y me angustia pensar que se ha ido y que nos hemos quedado solas. Sobre todo mamá..."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...

RESEÑA - MUJERCITAS – AQUELLAS MUJERCITAS POR LOUISE MAY ALCOTT