Y Casi en Verano...

¡¡¡Muy buenas!!!

Es la tarde de un domingo que promete ser tranquilo y relajante. Hace un sol espléndido y me dan ganas de comerme el mundo y hacer cosas. Debe ser la vitamina B del sol o yo que sé,... Pero estoy muy contenta. Hoy me apetecía escribir y contar aquí cómo me voy dando cuenta que soy muy afortunada, que tengo y consigo todo lo que me propongo.

Antes no lo hacía.

Antes me centraba en la parte negativa de mi vida y no quería ver más allá.

Hasta que me abrieron los ojos. Bueno, realmente fui yo misma la que me los abrí, aunque he tenido ayuda, pero no fue posible hasta que mi cabeza hizo "Click".

Ahora que han pasado 19 días desde que cumplí 30 años, pienso en lo que he conseguido y en cómo he vivido mi vida. Y no puedo decir otra cosa que me encanta. Quizás otra en mi lugar buscaría tener una familia con hijos, como se hacía antes. Sin embargo, mi meta en la vida es cumplir mis sueños y si en el camino me encuentro con esa persona especial, pues ¡Bienvenida sea!. 

Hoy puedo decir que soy feliz y siempre he sido feliz, dentro de esa felicidad he tenido momentos de pena. Me faltaba madurar y comprender la vida, aun no la he comprendido del todo y me faltan muchísimas cosas que aprender, pero estoy muy contenta del rumbo que he tomado y si volviera a atrás, haría lo mismo. A lo mejor cambiaría algo de mi pasado, poca cosa, ya que mi vida es la consecuencia de cómo soy hoy.

Tengo un presentimiento y es que junio va a ser un buen mes. Además que llega el verano y con él el buen tiempo, las salidas con los amigos,... Las vacaciones. Es lo bueno del verano. Aunque a mí me gusta el invierno porque llevo mejor el frío que el calor, si es cierto que en verano luces ropa más bonita. 

Este año está resultando reparador, pues mi cabeza se está amoblando y restaurando del duro golpe que sufrí en 2014. Ese tipo de cosas, la muerte de un ser querido, no se supera, se aprende a vivir con ello y cada vez es mejor. Nunca lo olvidas y siempre lo recuerdas, pero el dolor es más llevadero. Y estoy muy orgullosa de ello.

Me siento orgullosa de mí y cómo he sabido afrontar los "problemas" que la vida me ha puesto en mi camino. Y los he resuelto sin más, sin más preocupaciones y haciéndoles frente.

Hoy me apetecía escribir esta reflexión. Me siento animada y quiero compartirlo aquí.

¡Hasta la próxima! Bye

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

SEPTIEMBRE