EL SECRETO

Málaga, 2015


¿Qué es la tristeza? se trata de algo que no sé muy bien cómo definir. Sin embargo, para mí es mi fiel compañera. Desde que tú te fuiste se ha pegado a mí como a una lapa y no me suelta. Me siento sola y vacía. No sé qué hacer. No sé a dónde ir. Me gustaría irme de esta ciudad, empezar de nuevo en otro lado. Sola. Como siempre lo he estado. Pero no soy capaz.

¿Qué hago? Mi casa ya no la siento mi casa, es más me siento de prestado. Yo estaba emocionada, porque la sentía un poquito más mía. Compruebo que no es así. Yo ya no puedo mandar ni hacer nada.

Hoy tuve una pelea, precisamente, con la dueña del piso. Y es que no me escucha, no se molesta en atenderme y mirar por mi bienestar.

A veces pienso que es mil veces mejor morir, que quedarme aquí. Me siento sola, sin nadie que me apoye, porque cada quién tiene su vida y yo sólo soy un estorbo. 

Hoy me siento mal. Mi mente no hace más que recordarme que mañana se casa mi mejor amigo y me hace pensar que voy a perderlo para siempre. O quizás, mi mente me lo recuerda porque aun sigo -un poquito- enamorada de él. Tendría sentido. Por eso me siento mal. Porque se casa con él, su pareja, su novia de hace 8 años y eso me da menos posibilidades todavía de formar una pareja con él.

Creo que es eso.

Yo quiero estar con él. Vivir junto a él. Y él no me deja.

Tengo discusiones con mi familia, por cualquier tontería, porque en el fondo estoy amargada. Debería pasar de él, olvidarme que existe y decirle adiós a un amor, que más que hacerme feliz, me ha roto el corazón...

Ojalá pudiera soltarme de mis ataduras para poder ser libre y volar. Más no me atrevo.

¿Qué hago? Mañana él se casa y me ha invitado a la boda, pero no sé si debo ir o poner una excusa... No lo sé. Él es mi mejor amigo y si no voy, le va a extrañar. Pero si voy me va a doler más.

Buenas noches, mañana os contaré.

(Hoy os traigo otro relato, espero que os guste, ya sabéis, dejad algún comentario y seré feliz)

Alezeia


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!