Sentimientos

Me siento en mi mesa de despacho y miro hacia la ventana. No puedo creer que
me haya dicho lo que me ha confesado: se va a casar con ella. Sin embargo, sé que él sigue enamorado de mí, aun así no sé por qué lo hace.

Una lágrima cae de mis ojos y marca mis mejillas, dejando un camino hacia mis labios... Los toco con la yema de los dedos, recordando las veces que me ha besado a escondidas.

Y no hago más que preguntarme por qué.

Por qué te sigo amando, más que al principio.

Por qué no puedo vivir sin ti.

Por qué me cuesta no estar a tu lado.

Por qué me has engañado... Y has jugado conmido.

¿Y ahora qué? ¿Qué hago yo? Debería seguir adelante con mi vida, sacarte de mi corazón y desterrarte de mi mente. Jugar contigo como lo has hecho tú conmigo, pero no me atrevo. Yo no soy así, no soy como tú.

De repente se me ocurren muchas ideas a la cabeza para fastidiarte ese día que, supuestamente, será el día más feliz de tu vida. Pero no sé si seré capaz, porque me duele hacerte daño...

Me levanto nuevamente de la silla y camino en dirección hacia la ventana, miro a través de ella, a lo lejos.

Me encuentro sumida en mis propios pensamientos, con la vista fija en el parque que se extiende frente a mí. Veo como hay gente que pasea a su perro, otros corren, otros simplemente pasean por el jardín, que se ve más cuidado.

Y percibo una figura a lo lejos, que me resulta demasiado familiar. Entrecierro los ojos, para visualizar mejor a aquella persona; es alta, delgada y camina con paso ligero.

No puede ser.

Es él.

Daniel.

¿A qué viene?

Me pongo muy nerviosa, pero no soy capaz de apartarme de la ventana.

Y en ese momento suena mi teléfono móvil. Me está llamando, miró al móvil, luego devuelvo la mirada hacia él, al fondo. Daniel se ha detenido y mira de frente. Sabe dónde vivo.

Aun así no cojo respondo la llamada. Me manda un whatsapp ¿lo leo? a quién voy a engañar, estoy deseando ver qué me ha escrito. De modo que cojo el terminal, abro la aplicación y leo.

"Perdóname, por favor, soy un idiota, te amo"

Me quedo de piedra al leer aquel texto, no sé qué hacer y él sigue llamando...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

SEPTIEMBRE