Declaración por los hospitales y la sanidad




Buenas!!!

Hoy os traigo mi propia declaración de principios, pero contra la sanidad en general. Y es que desgraciadamente,  tengo que vivir mi vida cada X tiempo en los hospitales. En mi ciudad tenemos dos:  uno de gestión privada y otro público. El primero te tratan mejor que en el segundo, aun así he descubierto que realmente son los médicos los que fallan. Porque tanto en los hospitales, como los de centro de salud, como la "benditas" asociaciones... Los médicos son todos iguales, ni siquiera sé por qué son lo que son ¿vosotros sabéis por qué deciden estudiar esa carrera? ¿será por ganar dinero? Francamente no lo sé. Lo que si sé es el mal trato que me veo obligada a soportar, ya que se creen los dueños del universo y no tienen paciencia,... Hablo desde mi causa.
Mi padre está en fase terminal y ya es paciente directo de la morfina, con lo cual los que toman esta sustancia tienen peor carácter. No es un paciente fácil, pero tú que eres médico debes tener la paciencia suficiente para cuidar de él mientras esté ingresado, hasta que solicite el alta o se vaya de alta una vez recuperado.
Los médicos no tienen sentimientos, eso me han demostrado. Porque en el famoso hospital universitario de Mostoles,  donde se supone que enseñan, si entra un paciente por urgencias, además de tardar horas en atenderle, no lo hacen adecuadamente. Entiendo que haya situaciones de desbordamiento, pero eso no parece así cuando, según cruzas el pasillo que lleva al box, te encuentras con un corrillo, detrás de un mostrador, de enfermeras cruzadas de brazos. No sé a vosotros, pero da muy mala imagen, algo que no ves en un hospital de gestión privada. Al igual sucede cuando en el hospital, si se queja el paciente de dolor, dé patadas en la cama y llore de impotencia ¿Qué sucede? Nada. Los médicos pasan -bueno el médico porque sólo hay uno- y las enfermeras fingen que van a buscar el medicamento, cuando nunca lo traen.
Dos días en urgencias en ese hospital público pueden llegar a ser un infierno para el paciente. Pero lo que no sabéis es qué hacen para quitárselo de encima, pues tan sencillo como mandarlo a planta y se quitan "el muerto" de encima, que le atienda otro.
A mi me ha gustado mucho esa profesión, por el mero hecho de curar. Me gusta ayudar a los demás y así considero que debería ser la medicina. También me pongo en la piel de los médicos,  pero es mucho más fuente la del paciente.  Porque ellos sienten dolor. Pero parece que eso no lo saben. Y es que el dolor es un arma letal a la que tenemos que recurrir a los medicamentos para calmarlo. Aunque a veces ni eso lo calma y sólo con reposo y paciencia.
No nos gustaría estar en su situación.  Es cuando cogemos una gripe y no lo soportamos, imaginaos una enfermedad mortal. Saber que estas en manos de unas personas que han estudiado para curarte, para frenar ese dolor y hacer de tu vida o más larga o  hacerla más cómoda sin dolencias.
Una persona, cuando acude a Urgencias, acude con el propósito de salir del hospital sintiéndose algo mejor. No nos gusta que nos ingresen, pero si lo hacen, esperamos los mejores cuidados, que la maldad y el pésimo pensamiento no invadan nuestra armonía. Algo que una/o enfermera/o o un médico debería entender.
Supongo que lo que quiero decir, en medio de este lío de palabras, es que cuando los médicos se comprometen a estudiar esa carrera, no sólo es intervenir el cuerpo, no. Ser médico es escuchar, atender, aconsejar y ser cordial. Hay momentos y momentos, pero deben tener mucha paciencia, pues ¿no la tiene el propio familiar, que sin ser doctor cura y ayuda? El propio médico,  que controla más debería ayudar al paciente y conducirlo por el camino del bienestar, aunque sea difícil,  porque hablando y con cariño todo se consigue.
La amabilidad es un poder que está al alcance de todos y se consiguen muchas cosas. Más aún en enfermos crónicos que están deprimidos por su enfermedad, que no tienen ganas de nada, con una pizca de dulzura... Es que ese paciente puede ser su familiar ¿también les tratarían con esa lejanía y esa antipatía?  Seguro que no.
Con este discurso, sacado desde mi fuero interno y de la rabia y la impotencia, quiero saber qué opináis acerca de la sanidad.
Quiero decir que yo he apoyado la sanidad pública porque no me parecía que a raíz de la privada el enfermo que no mereciera la pena se diera de lado... Pero, precisamente, esto también pasa en la sanidad pública (comprobado). Habría que reeducar a los médicos y enfermeros porque no son máquinas lo que tienen en sus manos, son personas, vidas que no valen nada y cualquier daño puede ser crucial. No suelo meterme en estos temas, pero es indignante y me llena de impotencia no poder  encarar me con los mencionados más arriba, ya que tengo muy mal genio y no respondo de mis actos.
Como dijo un inventor muy famoso (cuyo nombre no recuerdo en este momento, y no me apetece buscarlo para que negarlo): ''La paciencia fue la base de la ciencia''. Tiene mucha razón.
Un saludo,
Alezeia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...

RESEÑA - MUJERCITAS – AQUELLAS MUJERCITAS POR LOUISE MAY ALCOTT