La primavera la sangre altera...

Muy buenas ¿cómo habéis pasado el fin de semana? El mío lo podríamos definir como "de cine", pues lo único que hice fue eso: ver cine.
 Digamos que me he preparado para seguir escribiendo mis historias y poder presentarlas. Pero, a ver si alguien consigue explicármelo, pues por mucho que me inspire, por mucho que me documento, mis ideas están congeladas. En mi mente sólo se ven una serie de escenas, inconexas, de diferentes relatos, que no avanzan... Intento plasmarlas al papel, o al ordenador, pero mi mayor enemigo me puedo. No, no es la pereza, sino el despiste.
¿No os pasa que intentáis concentraros en algo, ya sea escribir, dibujar, y vuestro cerebro desatiende de su obligación para fijarse en cualquier cosa que os rodea? 
Intento escribir en mi habitación, lejos de la televisión, rodeada de libros e información, pero aun así, me despisto con facilidad. Me obligo a mi misma a centrarme y acabar lo que estoy haciendo en ese mismo instante, pero mi enemigo vence la pelea y mi escrito se queda a medias. Así se puede quedar días, y días, y más días... Hasta que cuando lo retomo ya se me ha olvidado -quizás- la idea principal de ese escrito.
Desde este texto os propongo a que me digáis cómo combatís vosotros este problema, al igual que la pereza, a través de los comentarios.
El caso es que me gusta ponerme a empezar cosas nuevas, pero no logro conseguirlo ¿será que estoy cansada y mi cuerpo se empeña en hacer cosas inútiles, como organizar detalles que no vienen a cuento. O al menos eso me parece a mí, me da mucho coraje no terminar las cosas. Me siento improductiva, me siento débil y necesito trabajar en lo que creo, adelantar proyectos para verme realizada.

Así que mi deseo con esta fría primavera del 2014 es vencer mis inseguridades, a mis enemigos -los ya mencionados antes-, ojalá lo consiga.

¿Y tú? ¿Qué deseas para esta primavera? (no cuenta que pidas sol y calor, que eso lo queremos tod@s)

Besos y saludos,

Alezeia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...

RESEÑA - MUJERCITAS – AQUELLAS MUJERCITAS POR LOUISE MAY ALCOTT