Volviendo a la rutina...



... Ya, por fin, y gracias a Dios, mi padre ha salido del hospital y vuelvo a retomar mi vida -con algunos cambios-, pero poco a poco voy siendo yo otra vez.


Buenas tardes,

¿Cómo ha empezado el fin de semana?

Yo lo empiezo con una sonrisa y es que lo que parecía empezar la semana con mal pie, ha finalizado estupendamente. De hecho, ayer no podía parar de sonreir: en el metro, en el bus, en casa, viendo las noticias... Y es que mi mente no dejaba de reproducir los momentos más positivos del día.

Y es que gracias a que me mentalicé respecto a las cosas malas que me estaban sucediendo, centrándome en hacer lo que era capaz y no preocuparme por nada más. Existe una frase que hace poco, no recuerdo muy bien donde fue que la vi, la llevo muy presente: "vive el ahora y no pienses en el futuro, que de eso todavía hay tiempo". Es más o menos así. Y tiene mucha razón, porque muchas veces nos preocupa lo que acontecerá, lo que podría suceder... Esto nos lleva a no disfrutar el momento, porque estamos atareados pensando en otra cosa. A partir de ahora comprendo y comparto la filosofía "Carpe Diem", porque nunca sabes lo que te puede pasar.

Gracias a esta energía de positividad que me llena, me siento mucho más inspirada para escribir y lo estoy haciendo, en papel. Las imágenes han vuelto a parecer en mi cabeza y ahora las ideas... Y prueba de ello os voy a dejar con un pedacito de un relato, a ver qué os parece. 

Se trata de una historia muy actual y realista... De género romántico, sin nombre aun que la de una esencia, espero que os guste, de modo que comentadme qué os parece. 


—Acaso ¿no te das cuenta? Alex, por favor, mírame –María le sostuvo el mentón, mirándole con un extraño brillo aguado en los ojos.

Alejandro no encontraba las palabras adecuadas para contestarle.

—Lo entiendo, créeme, pero esto no puede ser, estoy prometido,… Amo a Virginia y no puedes hacer nada.

María bajó la mirada triste. Desde un tiempo había empezado a sentir algo especial y maravilloso por él. Pero estaba Virginia y él no sentía lo mismo por ella. La muchacha se dio media vuelta, dispuesta a marcharse, cuando él la agarró del brazo y la miró fijamente a los ojos. María quiso desviar la mirada, aquel iris castaño se lo impedía.

Alejandro se acercó, quedando a escasos centímetros de sus labios, deteniéndose un instante, aspirando su dulce aroma  afrutado.

—Mari, yo también me estoy volviendo loco, desde hace unos días no sé lo que me pasa, pero es verte y…—

Él no aguantó más y la besó. Ella disfrutó de aquel beso. Se entregó por completo a él. Ambos se fundieron en un baile acompasado donde sus lenguas marcaban el ritmo de aquella danza. No sabía por qué, pero cada vez que Alejandro la tocaba, ella se derretía por completo. Y no lo entendía, ella quería a Leo, pero, últimamente, apenas la hacía caso. Últimamente, Leo no la miraba, no la tocaba,… Parecía que había dejado de quererla y, ahora, ella buscaba ese amor en otro; en este caso, en Alejandro. Él siguió besándola con pasión. La abrazó con fuerza, como si desapareciera de un momento a otro. Estaban disfrutando tanto de aquel beso, que ni siquiera se dieron cuenta que alguien los observaba desde la puerta del almacén. Fabián no podía creer lo que veía; su mejor amigo y María juntos.

* * * * * * * * * * * * * * *  * * * * * * * * * * * * *  * * * * * * *  * * * * * * *  * ** * *  * **  ** * 

Besos y Sed Felices ; )

Alezeia

Comentarios

Sara Alvarez ha dicho que…
Oooohhh que bonito relato!!!
Me encanta!!!

Espero leer más!!

Me alegra que tu vida haya vuelto a la normalidad y que vuelvas a escribir, que es tu pasión.

Sobre la frase... tienes mucha razón, a veces nos obsesionamos con mirar al futuro cuando en realidad lo que debemos hacer es vivir el momento... CARPE DIEM!

Esperaré ansiosa la continuación de este relato...

Aunque se me ocurre un posible título... Ya te lo diré por facebook!!

Besos guapa!!

Entradas populares de este blog

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...

RESEÑA - MUJERCITAS – AQUELLAS MUJERCITAS POR LOUISE MAY ALCOTT