Te esperaré toda mi vida por Megan Maxwell



¿Qué ocurriría si una mujer del siglo XXI, como tú, viajara en el tiempo al siglo XVII? Averígualo sumergiéndote en las páginas de esta novela de la mano de Montse y sus dos amigas, Julia y Juana; unas españolas afincadas en Londres.

Una rifa, un premio, un viaje, una ciudad: Edimburgo. Tierra de leyendas y escoceses. Allí, en aquel momento, en aquel lugar, ocurrirá algo que cambiará para siempre la vida de la protagonista y sus amigas. ¿Quieres saber qué pasa? ¿Te apetece sonreír y divertirte? ¿Deseas enamorarte? Entonces no tienes más remedio que hacerte con la novela, ponerte cómoda y disfrutarlo.

Mi opinión

Me veía en la obligación de seguir leyendo a Megan, puesto que sus otras tres novelas me encandilaron y quería saber si con sus otras historias me pasaba lo mismo... Sólo puedo decir que, sí, lo ha vuelto a hacer. Tengo que ser honesta y confesar que en un principio lo vi muy raro y como algo forzada la historia. Pero según vas introduciéndote en la historia de la alocada Montse y sus amigas. Si algo tiene Megan, es que cada vez que nos presenta en sus páginas a uno de sus personajes masculinos, te enamora en el primer instante. Pues primero me encandiló con Eric Zimmerman, después me eclipsó con el hawaiano Sam y ahora lo hace con el laird Declan. 

La lectura es digna de Megan Maxwell; simple, divertida y soñadora. Es cierto que se nota en la escritura que es una de las primeras novelas escritas por ella, pero no deja de embargarte y reírte con sus ocurrencias. Además de darte qué pensar, porque, imagínate ¿qué harías si de repente te tele transportaras al pasado? Si me encontrara en la situación de la protagonista, aprovecharía al máximo la situación y si me topara con un highlander como Declan o Alasthair... Otro gallo cantaría, je je. En cuanto a sus amigas, Juana le da la sensatez a una historia de locura, pero Juana, la canaria, le da un toque sabrosón con sus palabras ingeniosas.

Me hace mucha gracia las ocurrencias de Megan cuando pone nombres a las mascotas -Mojopicón, espera que no se lo ponga al futuro gatito que tendré-, o cómo introduce en una época medieval los chascarrillos del siglo XXI como "chungo", o palabrejas demasiado coloquiales que solemos emplear en nuestra rutina diaria. A pesar que choca un poco al leerlo, queda genial y, sobre todo, leerlo de labios del Laird Carmichael. Leyendo este libro me sigue ocurriendo como en los anteriores, que me enamoran las escenas, los momentos más románticos o en los que ambos protagonistas pelean, mientras ocultan su amor bajo la furia y los puños apretados. Es algo a destacar que siempre consigue esta autora: consigue que sonrías sola, que te quejes en voz alta -pero tú sabes que no hablas sola, sino con el libro- y que te emociones con alguna escena.

Después de esta lectura, no sé qué otro libro de Megan atacaré, porque pienso seguir leyendo a esta maravillosa autora que descubrí muy recientemente y gracias al apuesto alemán Eric Zimmerman -¡¿no te has leído Pídeme lo que quieras?! ¡Maaaaaaallllll!-, yo sólo puedo decir que si te gusta la novela romántica, si te gusta olvidarte de tu rutina y soñar con algo distinto, no dudes en leerlo porque merecerá la pena. Sus historias son fantásticas, innovadoras y muy cercanas.

Os dejo con el book trailer de la novela, espero que os haya gustado mi pequeña reseña, ya que no me gusta spoilear demasiado.



Comentarios

Alice Cullen ha dicho que…
*APLAUSOS* BRAVOOOOO

Una reseña estupenda.
Esta Megan es la caña.

Qué conste... que descubriste a Megan GRACIAS a mi, reina mia!!

De todas formas...me alegra de habertela presentado.... es una gran escritora.

Besazos y felicidades por la reseña! no la habría hecho mejor...

Te dejo la mia por si la quieres leer... http://un-mundo-lleno-de-aventuras.blogspot.com.es/2013/01/te-esperare-toda-mi-vida.html

Megan Maxwell ha dicho que…
Me encanta saber que te lo has pasado bien con la novela. Besos y mas besosssssssssssss

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....