Cicatrizando las heridas...

Buenas tardes,

Lo sé he tenido el blog abandonado últimamente, pero, lo juro, es por una buena excusa... (Esperad que piense una buena, tic tac, tic tac, tic tac, tic tac, tic tac, tic tac, tic tac, tic tac... Vale, no se me ocurre nada, tendré que decir la verdad). No tengo excusa, sino que soy una maldita vaga y perezosa. Pues cuando llego del trabajo me planto en el sofá a seguir tres novelas (sí, habéis leído bien, son tres) y no muevo el culo hasta las siete de la tarde, luego me pongo a hacer el G...... por internet y al final ni estudio, ni escribo ni nada, porque se me echa el tiempo encima.

Prometo no recaer en la pereza y si lo hago que me caiga un rayo en la cabeza.

En fin, quería poneros al día, creo que os estoy mal acostumbrando a mis diarios ¿eh? A mí no me importa, me encanta. Os cuento que ya estoy mucho mejor de aquella historia que os conté que me pasó con ese tal Pedro. Finalmente le pedí perdón porque yo me pasé insultándole y él a mí también ¿No sabéis cómo me sentí? Fue como si una gran roca se quitara de encima y me alivié un montón. Anoche fue la primera noche que pude dormir bien, tranquila, con mi conciencia bastante calmada... ¡Con una paz! Diréis ¡qué exagerada!, pero os juro que ésa era mi sensación y es que la ira y el rencor no son nada bueno. Pienso que si se ha hecho algo mal hay que rectificar, aprender de los errores de uno mismo para no cometerlos nuevamente.

Yo me había descargado con amigos en el messenger. Ellos me hicieron mucho bien porque me reí un montón con ellos. Yo creo que si se enteran que hablé con él, me llamarán loca, pero lo sentía así en ese momento. Pues soy una persona a la que no le gustan los malos rollos ni las situaciones incómodas. Odio las peleas, porque yo lo paso mal, porque la otra persona también.
Los dos teníamos un vínculo de amistad muy bonito. Al menos así me lo parece y prefiero que esa amistad quede en un perdón, que en una tremenda riña. Creo que hay que ser maduro y pensar con la cabeza fría.

Quiero daros las gracias por todas las palabras de ánimo que me habéis dedicado, me han servido de mucho, de verdad. Gracias a Marru que me aconsejó bastante bien (¡qué haría yo sin tí!) y por supuesto gracias a B€a, Cristina 1 y 2 y a Kuky. Vosotros sabéis quiénes sois, me hicisteis reir aquella noche cuando más lo necesitaba, cuando estaba mal, con vuestras locuras y esas mega conversaciones tan largas.
Ahora estoy más feliz y mejorando poco a poco. Aunque confieso (así os doy lástima, jejeje...) que de salud no ando muy allá, hoy precisamente me he tenido una bajada de azucar y claro ¡como no! ¡si es que no como apenas! ¡Como fatal! Pero espero recuperarme. Un besito para tod@s,

Atentamente, 
Alezeia

Comentarios

.NeiKeL *^^ ha dicho que…
Mmmm espero que estés mejor ^^
Y bueno, respecto a todo lo que dijiste del odio y el rencor y esas cosas... yo soy dada a ello.
Lo que pasa que al contrario que tú yo me siento en paz cuando lo siento,es raro sí,pero ya me ves =D
Elvira ha dicho que…
Me alegro que estés mejor.
El tiempo lo cura todo, aunque suene a típico tópico, es verdad.
Hay que serguir para adelante, que siempre hay cosas muy buenas por descubrir ;)
Besos!
angy.w ha dicho que…
Que bien que estés mejor y os hayáis perdonado!! :D

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!