Triste

Hoy me siento triste, melancólica. Llevo dos días de reposo médico, debido al estrés que me causa el trabajo, a la humillación que sentí el 2º día de mi incorporación tras mis vacaciones. Yo creí que no sería así, pensé que quizás me apoyarían y me ayudarían a que no tuviera tantísimo estrés que hay en mi trabajo. Fuí una auténtica ilusa al creer que algo cambiaría.

He de contar que yo antes no era así. No sabía ni lo que significaba la palabra "Estrés". Mi vida era muy rutinaria, trabajando en una campaña de telemarketing donde, cada día, tenía que realizar la misma tarea. Me ofrecieron la oportunidad de cambiar de campaña, una campaña de telefonía, con mi jefa anterior y una gran amiga.

¡Ja! Al principio todo fue muy bonito, el comienzo de la nueva campaña fue un caos hasta que nos adaptamos. Y también hasta que mi jefa tomó la decisión de irse a otra campaña por un problema personal. Vino una nueva, mejor dicho dos, a sustituirla. Parecía maja y simpática la sustituta, pero eso sólo era un disfraz. Su autentica cara se ocultaba bajo una piel de corderito y una sonrisa de oreja a oreja.

En ese momento, supe lo que significaban las palabras "Estrés", "Ansiedad", "Depresión" y también supe y conocí de distintos fármacos. Tales como: "esertia", "nolotil", "enantyum", omeoprazol", "myolastan", "diacepam"... Ya el paracetamol o la simple aspirina no me hacían efecto. Con estas medicinas, descubrí otra cosa. Poco a poco me dí cuenta que todo lo que comía, lo digería muy rápido y me daba un dolor abdominal muy fuerte para, acto seguido, ir corriendo al baño y de manera "suelta", no sé si me entendéis.

He aguantado un año con ese estrés, tomando demasiada medicación (antiinflamatorios sobre todo), de vez en cuando iba al fisioterapeuta o al balneario, pero eso no era bastante. Leí el libro de "El Secreto", me animó bastante. Me hacía pensar de forma distinta, sobre todo en el trabajo. Pero, claro, eso era una actitud tomada por mí sola. En el trabajo todo seguía igual y se me fue amontonando encima un montón de... ¡Mierda! Ya me lo dijo la doctora, que yo sola no puedo hacer nada, "ellos", mis jefes, me tienen que ayudar, no presionarme tanto...

No sé qué hacer, vosotros ¿qué haríais?...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!