Noticia de última hora...




La noche caía por las ventanas cuando recibió la llamada. El móvil comenzó a sonar y a vibrar con fuerza, despertándole.

Félix dormía en su sillón, mientras la televisión permanecía encendida, sin que nadie la viera. El hombre de cincuenta años se incorporó y miró en derredor para localizar el motivo de su desvelo. Allí, encima de la mesa, estaba el móvil, moviéndose sin parar. Sin más dilación, se apresuró a cogerlo, sin mirar en la pantalla el número entrante que recibía.

- ¿Si? ¿quién es? - Preguntó en un tono malhumorado.

- Don Félix Moreno Fernández - Dijo una voz monótona y seria al otro lado.

- Sí, soy yo ¿quién pregunta?

- Disculpe, le llamamos del hospital de Ronda, se trata de su hija - Respondió la voz, resulto ser la del celador administrativo del propio hospital.

- ¿Mi hija? - Félix se había quedado sin habla.

- Su hija, Belén Moreno Martínez ¿verdad? Natural de Ronda, de 23 años de edad ¿no?

- Si, si, pero ¿qué pasó?

- Ha sido ingresada de urgencia, la enfermedad ha empeorado, necesita un donante con urgencia - Informó el celador, paciente.

Fue un duro golpe para Félix, que dejó caer el móvil al suelo, rompiéndose en varios puntos del teléfono. Su cara delataba sorpresa, inseguridad, perplejidad... Era un mar de inseguridades, no sabía por qué su hija había sido ingresada. Ni siquiera sabía la enfermedad que tenía. El hombre empezó a recordar. El celador le había dicho que necesitaba un donante...

Félix se llevó la mano a la frente. Sólo conocía una enfermedad que requiriera un donante, es decir, sólo había vivido una enfermedad: la de su mujer, leucemia.
¿Podría ser...? Rápido, cogió las llaves del coche y se dirigió a él. Debía acompañar a su hija y si estaba despierta, él precisaba una explicación...

Comentarios

Adol ha dicho que…
Impactante y directo. Como cuando se nos da una noticia de lo más inesperada, cuando la vida nos golpea con toda su dureza.

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!

CAMINANDO HACIA LA ANSIEDAD...