SUEÑOS

Querido diario;

Hace bastante que no actualizo. El motivo es que he estado cuidándome, guardando reposo porque tengo una fuerte contractura en el cuello. Al principio en el día de hoy no iba a actualizar, pero el sentimiento que ha nacido en mí hace unos días me lleva desahogarme aquí.

Todo ha sido por un sueño. He vuelto a soñar con ÉL. Desde que lo volví a ver en los chinos... Parece cosa del destino, quizás un día ÉL y yo empezamos una bonita historia de amor. Sé que soy muy pastelosa y que los cuentos de hadas no existen, aunque quién dice que nunca jamás han existido... El amor está en el aire, el amor entra en tu vida cuando le apetece. Enredándote en su telaraña de felicidad y sentimientos dulces que te empalagan el corazón.

En fin, soñé con ÉL, como os decía, era un sueño bastante confuso, pero pude apreciar que ÉL y yo éramos pareja y que yo me enteraba que estaba embarazada... Se lo contaba y ÉL se emocionaba y me abrazaba.


Lo más curioso es que recuerdo a la perfección sus profundos ojos azules... Los de Samuel, un chico del cuál yo estuve muy enamorada. Sin embargo nunca me atreví a decirle nada, me contentaba con escucharle hablar y si ÉL me dirigía la palabra le miraba como una tonta y, por poco, no me derretía a sus pies.

Nunca le dije nada por temor a una negativa. Sé que hice mal, pues ahora me quedo con la duda de si entre ÉL y yo hubiera podido existir algo. Quizás por no pasar verguenza... Pero la verguenza, como dice mi querida y adorada madre, se guarda en un bolsillo. Cometí un error, perdí al chico que me gustaba por no intentar algo con ÉL. Seguramente no le hubiera dicho "me gustas", pero si me hubiera hecho más amiga suya, conocerle más... Profundizar la poca relación de amistad que teníamos...

Aunque ya no hay marcha atrás... El otro día le vi... Siempre me pasa lo mismo con ÉL, le veo muy de tarde en tarde. Por eso sé que al destino le apetece jugar con los dos.

Después de enamorarme de Samuel, hubo otro que ocupó mi corazón, sin embargo, sé que lo ocupó porque me recordaba, en cierta manera, a Samuel. Este 2º amor me hizo mucho daño, tanto como para no querer enamorarme nunca más.

Ahora no opino lo mismo, sin el amor la vida es muy triste. El amor es lo más grande que te puede pasar, sobre todo si eres correspondido. Aunque no sea tu alma gemela, aunque sea tu sexta pareja, es un camino que has de recorrer hasta llegar a tu alma gemela o como yo lo llamo, a tu príncipe o princesa.

Soy así de romántica y estúpida en temas sentimentales (¡así me va!)

Tengo mi pequeña biblioteca plagada de libros de género romántico, ya que com yo no he logrado atrapar al amor, me consuelo con el amor de los demás... Hay que ver que tonta me puedo llegar a poner...

En fin, no os entretengo más, pues me vuelve a doler el cuello y tengo que darme calor nuevamente. Espero que mi discurso sobre el amor os haya gustado, quizás en el próximo episodio os relate algo más de este segundo amor que me rasgó el corazón.

Besos, buenas noches.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El que no arriesga no ganaaaaa. De todos modos, a veces es mejor sopesar las posibilidades que tienes antes de arriesgarte, porque te pueden destrozar el corazón y la autoestima. Un poco románticona si eres, debes leer otro tipo de libros. Saludos

Entradas populares de este blog

Pensamientos, reflexiones y una conclusión...

Llega ya Navidad... Y te quiero recordar....

Yo también he quedado ¡SORPRENDIDA!